38 anos, con un cuerpo desconcertante y listo para follar, y nada menos que a un yoguri­n de 18