la guarra y cerda punk con unos consoladores que alucinan