las chicas se rinden ante nuestros consoladores, esta vez, esmeraldi